MINI Electric: 100% eléctrico, 100% MINI

MINI ha presentado su primer modelo de producción 100% eléctrico, con 184 caballos y una autonomía de 234 kilómetros.

En el día de ayer tuvimos ante nosotros por primera vez al nuevo MINI Electric. La llegada de esta versión supone una auténtica revolución para la marca, al convertirse en su primer modelo 100% eléctrico. Eso sí, desde MINI aseguran que su nuevo modelo mantiene la esencia tan característica de sus versiones de combustión.

El nuevo MINI Electric o MINI Cooper SE apenas presenta diferencias estéticas con el resto de la gama. Las dimensiones de su carrocería se mantienen, con 3,84 metros de largo y 1,72 de ancho. La altura libre al suelo aumenta en 18 milímetros por la posición de las baterías. Esto también provoca que el centro de gravedad se sitúe 30 milímetros por debajo que en el MINI Cooper S.

La carrocería presenta ligeras diferencias estéticas que nos hacen ver que estamos ante la versión eléctrica. La parrilla frontal pasa a tener una mera función estética, al no requerir de refrigeración por aire para su propulsor. Además, presenta el logotipo con la ‘E’ en color verde, la cual simula la forma de un enchufe. Este distintivo se encuentra también en las aletas delanteras y en el portón, junto al emblema de MINI Cooper SE.

El interior introduce pocos cambios respecto a la versión de combustión. Como novedades destacables, incluye una pantalla de 5,5 pulgadas tras el volante y un freno de mano eléctrico. Además, ofrece dos modos de retención para la frenada regenerativa. Así, el conductor podrá incluso detener el vehículo por completo sin hacer uso del pedal de freno.

El propulsor eléctrico se mantiene situado en el vano motor, aprovechando incluso los soportes utilizados en las versiones de combustión. Las baterías, de 32,6 kWh, están distribuidas en forma de T para evitar reducir el espacio del habitáculo. Desarrolla 184 caballos y 270 Nm, enviados al eje delantero a través de una transmisión de una marcha.

MINI declara una aceleración de 0 a 100 en 7,3 segundos, junto a una velocidad máxima limitada a 150 km/h. Según el ciclo de homologación WLTP, el MINI Electric ofrece una autonomía de 234 kilómetros.

El tiempo de carga de su batería depende del tipo de toma de corriente que se utilice. Con un cable de carga convencional, la batería tardará unas 12 horas en llegar al 80% de carga. Si se opta por utilizar un Wallbox, el tiempo se reducirá hasta unas 2 horas y media. Por su parte, en un puesto de carga rápida de 50 kW, el proceso de carga apenas tardará 35 minutos. Además, MINI ofrece una garantía de 8 años o 100.000 kilómetros para sus baterías.

La gama de equipamientos está compuesta por cuatro opciones: acabado ‘S’ (33.950 euros), acabado ‘M’ (36.500 euros), acabado ‘L’ (39.000 euros) y acabado ‘XL’ (41.000 euros). El nuevo MINI Electric ya se puede reservar, previo pago de 1.200 euros. Las primeras entregas se realizarán en marzo de 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.