Así debes preparar tu coche para mantenerlo parado durante la cuarentena

Los periodos largos de inactividad pueden causar averías en los vehículos

Tras el anuncio del estado de alarma decretado por el Gobierno, serán muchos los conductores que se verán obligados a no poder circular con sus respectivos vehículos mientras permanezca esta situación. Por este motivo, es recomendable tomar una serie de precauciones que evitarán las posibles averías que pueden surgir durante este periodo de inactividad.

Siguiendo esta serie de precauciones básicas podrás ahorrar tanto tiempo como dinero cuando sea el momento de que tu coche regrese a las carreteras:

Desconecta la batería

La batería es, sin duda, el elemento del vehículo que más sufre si este se mantiene parado durante una larga temporada. Para evitar su deterioro prematuro es recomendable desconectarla de los bornes, quitando primero el polo negativo y posteriormente el positivo. Una vez se vuelva al uso normal, debe volver a conectarse en el orden opuesto: en primer lugar el positivo y por último el negativo.

Abrir ligeramente las ventanillas

Las gomas son otro de los elementos que más resentidos se ven cuando el vehículo se mantiene inactivo durante largos periodos de tiempo. Estos elementos tienden a resecarse, por lo que bajar levemente las ventanillas evitará que estas se adhieran a ellas, lo que dificultaría posteriormente su apertura y podría provocar fallos en el mecanismo.

Quitar el freno de mano (siempre que sea posible)

En la mayor parte de los coches –especialmente en los más antiguos-, el mecanismo del freno de mano está basado en un cable que se tensa cuando está activo para bloquear las ruedas traseras y evitar que el coche se mueva. Si el vehículo se encuentra estacionado en llano es recomendable mantenerlo quitado para evitar que posibles dificultades a la hora de arrancar el vehículo con el paso del tiempo.

Revisar los líquidos antes de arrancar

Una vez haya pasado el periodo de tiempo en el cual el coche se mantiene parado, se deben revisar los diferentes fluidos -aceite, anticongelante, líquido de frenos y líquido limpiarabrisas- para asegurarse de que no hayan surgido fugas desde entonces.

Usar una funda protectora

La adquisición de una funda protectora puede ser una buena idea para finalizar la tarea tras completar los pasos anteriores. A través de esta se evitará la exposición del vehículo frente al polvo y otros elementos que pueden terminar dañando la pintura y otros elementos exteriores de nuestro vehículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.