Renault Espace 2020: Actualización estética y tecnológica

El monovolumen de Renault incorporará ligeras novedades mecánicas, tecnológicas y estéticas de cara al próximo año.

El segmento de los monovolúmenes ha sido uno de los principales afectados por la fiebre de los SUV. Si bien durante muchos años fueron la principal alternativa entre las familias españolas, actualmente han visto cómo su hueco en el mercado ha sido ocupado por un gran número de modelos del actual segmento de moda. Pese a ello, Renault parece mantenerse firme en su apuesta por el experimentado Espace, al que acaban de dotar de su correspondiente ‘restyling’ para el próximo año.

Los cambios estéticos de esta actualización son muy leves, con ligeras novedades tanto en el frontal como en la zaga. En la parte delantera destacan los nuevos faros LED Matrix Vision, que le aportan una mirada renovada. Además, la parrilla se ha estilizado, situándose ahora en una posición más baja. Por su parte, el paragolpes posterior adquiere un diseño más elegante gracias a la incorporación de nuevos elementos cromados.

Pero las principales novedades llegan en su interior, concretamente en el apartado tecnológico. La consola central muestra un nuevo diseño, con un mayor espacio de almacenaje que incluye ahora varios posavasos y enchufes USB. A través de la nueva pantalla táctil de 9,3 pulgadas se maneja la última versión del sistema de infoentretenimiento Easy Link, compatible con Apple CarPlay y Android Auto. También se ha digitalizado el cuadro de instrumentos, el cual muestra toda la información necesaria para la conducción con una pantalla de 10,2 pulgadas.

Renault también ha trabajado en la seguridad de su Espace, equipándolo con la tecnología de asistencia a la conducción Easy Drive que permite guiar al coche por carreteras de hasta 160 km/h. En este aspecto, destaca el sistema de aparcamiento automático, la alerta de tráfico trasero, la frenada de emergencia activa con detección de peatones o la alerta de somnolencia.

En el apartado mecánico, la gama se completará con dos nuevos propulsores diésel de 160 y 200 CV, ambos basados en el bloque 2.0 Blue dCi y asociados a una transmisión automática de doble embrague EDC de 6 velocidades. Se mantendrá una única variante de gasolina, basada en el bloque turboalimentado de 1.8 litros y 225 CV utilizado en el Alpine A110.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.