SEAT León 2020: Así es su cuarta generación

El compacto de SEAT incorpora por primera vez una versión híbrida enchufable entre sus opciones mecánicas.

La espera ha sido larga, pero el nuevo SEAT León ya está aquí. Tal como anunció la firma española, la cita de presentación de su cuarta generación tuvo lugar durante el día de ayer en la propia fábrica de Martorell. Con esta actualización, SEAT tratará de batir las notables cifras de su predecesor (2,2 millones de unidades vendidas desde su lanzamiento en 2012), las cuales le han situado como el modelo más vendido en España durante el pasado año.

Basado en la plataforma MQB-Evo -al igual que el Golf 8-, llega con dos opciones para su carrocería: hatchback y ST. Tanto la silueta general como las proporciones son completamente nuevas, con unas líneas más redondeadas y fluidas que se presentan a través de una carrocería cuya longitud aumenta en 86 milímetros. La altura y el ancho también varían, siendo ahora 3 milímetros más bajo y 16 milímetros más estrecho.

Pese a que la vista lateral mantiene una forma reconocible desde el primer momento, el frontal y la zaga se han rediseñado por completo. El conjunto delantero sigue los patrones establecidos por el SEAT Tarraco, con una disposición más baja de los elementos para suavizar el diseño. La zaga aporta un toque arriesgado y distintivo, con un grupo óptico de tecnología LED cuyos faros se unen a través de una línea de luz que cruza el portón.

En el apartado mecánico, se ofrecen cinco alternativas de gasolina basadas en tres bloques: un 1.0 TSI tricilíndrico de 90 y 110 CV, un 1.5 TSI de 130 y 150 CV, y un 2.0 TSI de 190 CV como opción más potente. Por su parte, las dos versiones diésel parten de un mismo bloque 2.0 TDI, disponible con 115 y 150 CV. Esta última mecánica dispone de una variante con tracción integral 4Drive, que únicamente se incluirá como opción para la carrocería ST. Los sistemas de transmisión no presentan cambios, incluyendo la posibilidad de equipar una caja de cambios manual de seis velocidades o la transmisión automática de doble embrague DSG.

SEAT ha hecho una apuesta en firme por la eficiencia eléctrica para esta cuarta generación, convirtiéndola en la primera en adquirir un propulsor con tecnología híbrida enchufable. Esta versión, denominada Leon eHybrid, combina un bloque 1.4 TSI con un motor eléctrico cuya batería de 13 kWh le otorga una autonomía eléctrica de hasta 60 kilómetros y una potencia combinada de 204 CV. También se ofrece una opción propulsada por gas natural comprimido (GNC) basada en un 1.5 TGI de 130 CV y la posibilidad de dotar a sus propulsores de gasolina de 110 y 150 CV de un sistema de microhibridación basado en una batería de 48 V.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.