Todo esto le puede pasar a tu coche en un atasco

A diario, miles de vehículos emprenden la marcha. Kilómetros y kilómetros de retenciones en las grandes ciudades desesperan a los conductores, pero ¿sabías que el coche también sufre?

De lunes a viernes cogemos nuestro coche para ir a la oficina, llevar a los hijos al colegio o, simplemente, trabajar con él. Mientras amanece, las retenciones se van formando hasta crear una maraña eterna de vehículos parados, conducidos por conductores desesperados. Ahora, debes saber que no eres el único que sufre en un atasco. Es más, posiblemente, tu coche sufra más que tú. Por ello, te traemos cuatro ejemplos de cómo puede afectar a tu coche la exposición continua a los atascos.

Problemas del motor en los atascos

Este primer inconveniente es sencillo de entender. Los motores van cogiendo temperatura, la cual se va regulando a medida que avanza la marcha y entra aire por los conductos de ventilación. En caso de estar parados durante mucho tiempo, el motor de tu coche se podrá calentar demasiado, a no ser que tenga otra técnica de refrigeración. Y sí, también puede pasar en invierno, aunque corre aún más peligro cuando la temperatura exterior a es alta de por sí. Por ello, también se recomienda no dejar el motor encendido cuando hagamos una parada larga, ya sea al esperar a alguien, al realizar alguna carga y descarga, etcétera.

Problemas de los frenos en los atascos

En las retenciones, nuestra conducción se vuelve más brusca. Cada pocos metros se acelera y se frena, por lo que se utiliza el pedal con muchísima más asiduidad, lo que puede provocar un desgaste precoz que dañe los discos de freno. Por ello se recomienda, aunque sea difícil por la situación, dejar la suficiente distancia como para poder frenar de forma delicada o, incluso, que el coche se detenga solo.

Problemas del embrague y la caja de cambios en los atascos

Es el problema más evidente, ya que, en un atasco, nuestro pie no abandona el embrague. Cuando la retención es considerable y no conseguimos pasar de segunda, en apenas media hora pisaremos el pedal del embrague en más ocasiones que conduciendo en situación normal durante 1000 kilómetros. Por ello, los expertos recomiendan usar el embrague lo menos posible, y, en caso de hacerlo, que sea de una forma delicada y sin acelerones bruscos, que, además, nos obligarían a utilizar el freno sin necesidad.

Problemas para el filtro de aire en los atascos

El problema de contaminación en las grandes ciudades viene provocado, principalmente, por las congestiones producidas en los semáforos o a consecuencia de las retenciones en carretera en las horas punta. Cientos de vehículos parados, emitiendo gases a la atmósfera, acaban por contaminar el aire a su alrededor, por lo que el filtro de aire de nuestro coche sufrirá mucho más en ese contexto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.