La llegada del coche eléctrico cerrará el 50% de los talleres españoles

Así lo afirmó Ricardo Conesa, Profesor de IE University y Presidente del Automotive Club IE

La jornada de los «Retos del Coche Eléctrico«, celebrada ayer en la Casa del Lector del Matadero, dejó intervenciones de renombre, entre las que se encuentra la ponencia del profesor Ricardo Conesa, presidente del Automotive Club IE. Es un hecho que la llegada del coche eléctrico supondrá el establecimiento de un nuevo paradigma en el sector del motor. No solo respecto a las ventas o el adiós progresivo de los motores de combustión, que se estima para 2040, según palabras de Teresa Ribera, Ministra para la Transición Ecológica.

Adiós a los talleres mecánicos

La llegada de un mercado puramente eléctrico y el adiós al diésel y la gasolina cambiará muchos otros sectores laborales y líneas de negocio. Uno de los que se verán más afectados en el sector de los talleres. Un coche eléctrico no necesita mantenimiento. Su motor es una batería que, simplemente, se carga y se descarga. La inexistencia de combustión hace que no sean necesarios escapes, válvulas, filtros, bujías, embrague o manguitos. La energía eléctrica reducirá al máximo los fallos mecánicos, limitando la visita al taller a simples revisiones anuales, problemas relacionados con las ruedas o la transmisión o el cambio de alguna pieza de la carrocería debido a algún golpe. Esto provocará el cierre de alrededor del 50% de los talleres mecánicos, tal y como los conocemos en la actualidad.

Por otra parte, habrá sectores beneficiados por este cambio: los fabricantes de componentes, sobre todo de baterías y elementos eléctricos. Se trata de un mercado en auge que, eso sí, aún mantiene sus grandes plantas en Asia Oriental, destacando China, Japón y Corea del Sur.

Otros cambios en el mercado laboral

La llegada del coche eléctrico es consecuencia de una necesidad mundial. Emitir menos gases contaminantes a la atmósfera es un compromiso global que nos afecta a todos, destacando a las grandes ciudades. Para mejorar esta situación, la llegada del coche eléctrico es primordial, aunque también existen otras medidas que podrían ayudar a reducir nuestra capa de polución. El teletrabajo puede ser una gran alternativa. “Practicándolo un solo día a la semana, se reduciría, por simple aritmética, el 20% de las retenciones y de las emisiones”, explicó el profesor Conesa. Además, unido al fin de la jornada de 8 horas, supondría mejoras sustanciales en las condiciones de los trabajadores (que muchas veces se ven obligados a realizar grandes desplazamientos), y se conseguiría atraer mejores talentos a las empresas.

A esta nueva tendencia se podrían unir, por ejemplo, los hoteles, en un país, España, donde 70 millones de turistas nos visitan cada año. En las tarifas, “los alojamientos podrían incluir opciones de movilidad urbana entre sus servicios”, afirma Ricardo Conesa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.