¿Coche nuevo? Pagarás menos impuestos si compras alguno de estos

¿Coche nuevo? Pagarás menos impuestos si compras alguno de estos

Los coches ‘verdes’ pagan menos en impuesto de matriculación y circulación

Los híbridos y eléctricos tienen cada vez más éxito entre los conductores españoles

El IVA es igual para todos: se paga el 21% sobre el precio de compra del coche nuevo

Comprar un coche nuevo es una decisión que requiere horas de meditar y comparar. Modelo, marca, potencia, número de plazas… todo eso puede hacer que varíe, y mucho, la factura final. No obstante, también hay que prestar especial atención al tipo de combustible con el que se propulsa el motor, ya que de ello va a depender que los impuestos a pagar sean mayores o menores.

Y es que hay determinados tipos de coche que harán que su nuevo dueño pague menos impuestos, tanto de matriculación como de circulación. Se trata de los automóviles ‘verdes’, es decir, los coches híbridos y eléctricos que cada vez tienen más éxito entre los conductores españoles.

Por ejemplo, en el caso del Impuesto Especial sobre Determinados Medios de Transporte (IEDMT), más conocido como impuesto de matriculación, que grava la primera matriculación del vehículo dependiendo del grado de contaminación que genere, es decir, de los niveles de dióxido de carbono que expulse (CO2) a la atmósfera. Así, para un coche con emisiones inferiores o iguales a 120 g/km (en las que se mueven los coches híbridos y eléctricos) el tipo asociado es del 0%, mientras que los conductores del resto de automóviles, más contaminantes, tendrán que pagar diferentes cuotas.

En concreto, deberán enfrentar un tipo del 4,75% si las emisiones se sitúan entre 120 y 160 g/km; del 9,75% si las emisiones de CO2 son de entre 160 y 200 g/km; y del 14,75% si son iguales o exceden los 200 g/km. Además, el propio Ministerio de Hacienda explica que habrá una reducción del 30% si se trata de un vehículo destinado a vivienda (autocaravana) y del 50% para las familias numerosas. También se contemplan exenciones para vehículos registrados por discapacitados, autoescuelas, taxis, vehículos diplomáticos…

Eso sí, el consumidor deberá tener en cuenta que dependiendo de dónde se matricule el coche, habrá que abonar más o menos en este concepto. Y es que cada región tiene libertad para subir los tipos aplicables según las emisiones de CO2 hasta en un 15%.

Así las cosas, queda claro que comprar un vehículo ‘verde’ implica pagar menos en concepto de impuesto de matriculación. Pero además, este tipo de coches también son más ‘económicos’ en lo que a impuesto de circulación se refiere. Se trata de la tasa se debe pagar el conductor cada año por circular, y cuya recaudación corresponde al municipio donde se domicilie el coche.

De hecho, los dueños de coches eléctricos; vehículos que utilicen como combustible biogás, gas natural comprimido, gas licuado, metano o hidrógeno; o automóviles híbridos que usen combustible gasolina, con emisiones de hasta 120 g/km de CO2, tendrán una bonificación del 75% en el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), más conocido como impuesto de circulación.

Así aparece recogido en la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, que explica que esta reducción deberá aplicarse sobre la cuota final fijada por cada ayuntamiento. Cada consistorio puede ajustar al alza (hasta un tope máximo) la cuota anual que se establece en los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Este impuesto se determina según el tipo de vehículo, aunque en el caso de los turismos la cantidad que habrá que pagar en cada caso dependerá de la potencia de caballos fiscales (CVF), que se calcula a través de la cilindrada del motor y del número de cilindros.

EL IVA ES IGUAL PARA TODOS

Sin embargo, hay una tasa que es igual para todos los vehículos, independientemente del tipo de motor que tengan y del combustible que utilicen para moverse. Se trata del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), que grava la operación de compra. Se aplica el tipo general del 21% sobre el precio de compra del coche, incluyendo todos los extras y gastos necesarios para su puesta a disposición del cliente en el concesionario.

 

Aunque hay excepciones: si el vehículo se va a destinar al transporte de personas con discapacidad o movilidad reducida, el impuesto a aplicar es el tipo súper-reducido del 4%. Asimismo, hay casos en los que la compra queda completamente exenta del pago del IVA, como por ejemplo cuando el coche va a ser usado por embajadas u organismos internacionales o por miembros de la OTAN.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.