Consejos para conducir con lluvia de forma segura

Siguiendo una serie de consejos básicos se minimizarán los riesgos en la carretera durante la época de lluvias.

Los desplazamientos por carretera durante los periodos de precipitaciones son una de las situaciones más temidas por los conductores. La circulación se complica, las retenciones son numerosas y el número de accidentes aumenta. En este artículo mostramos los cinco consejos de RACE a tener en cuenta en época de lluvias:

Ten el coche a punto

Para circular con lluvia será primordial mantener el coche en condiciones óptimas. En primer lugar, habrá que revisar la presión y el estado de los neumáticos. La profundidad mínima del dibujo del neumático según la ley debe ser de 1,6 milímetros, aunque se recomienda que no sea menor de 3 milímetros con lluvia intensa.

Los frenos son otro de los factores a revisar con la lluvia, ya que en estas condiciones su efectividad se reduce notablemente. El estado de las pastillas, los discos y la presión del circuito será determinante en la distancia de frenado.

Unos amortiguadores en buen estado también servirán para reducir la distancia de frenado. Además, evitarán pérdidas de adherencia de los neumáticos al controlar los balanceos de la carrocería de manera adecuada.

El último factor a tener en cuenta en el vehículo es la visibilidad. Para ser vistos, debemos utilizar que utilizar las luces de cruce cuando la lluvia sea intensa y reduzca la visión. Por su parte, unos limpiaparabrisas en buen estado serán capaces de lidiar con el agua de las lunas.

Adecúa la velocidad

Reducir la velocidad en situaciones de lluvia y aumentar la distancia de seguridad es la primera medida a tener en cuenta. De este modo se evitará el “efecto spray” que genera agua pulverizada que reduce la visibilidad del resto de vehículos de la calzada.

Cuida el pedal de freno

Utilizando el freno con suavidad se evitará que se produzcan bloqueos en las ruedas cuyas consecuencias pueden ser fatídicas. Habrá que anticipar las frenadas, ya que la distancia para parar el vehículo aumenta notablemente en situaciones de lluvia.

Atención a las líneas blancas

La señalización que divide los carriles y los límites de la carretera puede suponer un peligro con la calzada mojada, al igual que los pasos de peatones. Para una mayor seguridad, no se debe acelerar ni girar al situar las ruedas sobre esta pintura blanca de la calzada. De este modo se evitarán pérdidas de tracción.

Mantén la calma

La tensión y la inseguridad al volante aumenta en muchos casos con las precipitaciones. Por ello, es recomendable reducir el tiempo entre parada y parada en los viajes largos. Descansar y relajarse será de gran importancia en estos casos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.