La ‘cochefobia’ de Madrid y Barcelona impulsa la venta de híbridos y eléctricos

La ‘cochefobia’ de Madrid y Barcelona impulsa la venta de híbridos y eléctricos

Las ciudades españolas preparan nuevas restricciones contra los diésel y gasolina

La venta de coches ‘verdes’ representa ya el 5% del total

La matriculación de diésel se ha resentido en el último año

Los nuevos modelos de transporte, más limpios y ecológicos, están cogiendo impulso frente a los ‘vetos’ que las grandes ciudades europeas, entre ellas las españolas Madrid y Barcelona, están imponiendo a los coches tradicionales propulsados por diésel y gasolina. En España la venta de híbridos se ha disparado un 25% en comparación con los datos de hace un año, y todo apunta a que esta tendencia seguirá repitiéndose en los próximos meses ante las nuevas restricciones previstas para los vehículos tradicionales.

Cada vez son más los que piensan que la compra de un coche ‘eco’ es mejor. Primero porque la circulación de los diésel y gasolina más antiguos, y por tanto más contaminantes, tiene los días contados en las grandes ciudades. Y segundo, porque en periodos de alta contaminación, estos vehículos son los únicos que tienen garantizada la libre circulación.

Esas dos razones explican que el peso de los coches híbridos y eléctricos sea mayor en el parque automovilístico, y que sus ventas no dejen de avanzar mes a mes. Actualmente representan el 5% del total, según los últimos datos de matriculaciones del mes de febrero, dados a conocer por la patronal de concesionarios (Faconauto), por los vendedores (Ganvam) y por los fabricantes (Anfac).

Algunos dirigentes políticos contrarios a las decisiones que están adoptando los consistorios de Madrid y Barcelona, liderados por Manuela Carmena y Ada Colau, respectivamente, han tildado los ‘vetos’ a los coches más contaminantes como ‘cochefobia’. Aunque los gobiernos municipales aseguran que son medidas necesarias y se escudan en son medidas que también están adoptando las principales ciudades europeas para proteger el medio ambiente.

Barcelona fue la primera en imponer una serie de restricciones a los vehículos contaminantes. Hace un año el ayuntamiento de la Ciudad Condal comunicó que a partir de enero de 2019 los coches más contaminantes tendrían prohibida la circulación por el centro. En concreto, serán los turismos de más de 20 años y las furgonetas de más de 23 los que tendrán vetada la entrada a la ciudad y a los cuarenta municipios de su entorno de lunes a viernes, con independencia de la calidad del aire. Aunque estas medidas se aplican desde el pasado mes de diciembre en periodos de alta contaminación.

Y por si eso fuese poco, en 2020 Barcelona prohibirá la circulación a los vehículos más contaminantes, aquellos que no disponen de la etiqueta de la Dirección General de Tráfico (DGT) que califica la eficiencia de cada coche. Madrid, por su parte, está ultimando nuevas medidas, más restrictivas que las actuales, para periodos de alta contaminación. De hecho, se ha anunciado que cuando se active el Protocolo Anticontaminación, los turismos y furgonetas matriculados antes de 2000 y los diésel adquiridos antes de 2006, tendrán vetada la entrada almendra central de la ciudad.

Es más, cuando se alcance el escenario tres de este protocolo (hasta ahora prohibía la circulación en función de la matrícula, pero ahora se va a ‘vetar’ a los vehículos más contaminantes), el máximo aplicado hasta ahora en la capital, esta prohibición se extenderá a toda la ciudad.

Así las cosas, y ante la cada vez mayor concienciación de los españoles con el medio ambiente, no es de extrañar que la venta de coches híbridos y eléctricos se haya disparado. De hecho, en febrero representó un 5,5% del total, lo que supone un 25% más que hace justo un año, en febrero de 2017, cuando alcanzó el 4,4%.

También se aprecia una caída en la venta de coches diésel, que ha retrocedido un 36% en el último año, desde el 51,9% que supuso en el total de matriculaciones de febrero de 2017, hasta el 38,2% que representaron el mes pasado. Frente a ello, la venta de los coches de gasolina ha aumentado un 29% en el último año, desde el 43,7% del total que representaban entre las matriculaciones de febrero de 2017 al 56,4% actual. Una tendencia bien distinta a la seguida por los coches diésel, que producen más emisiones de dióxido de carbono (CO2) que sus ‘hermanos’ de gasolina.

 

 

Una respuesta a “La ‘cochefobia’ de Madrid y Barcelona impulsa la venta de híbridos y eléctricos”

  1. Estáis muy equivocados, un diésel emite mucho menos dióxido de carbono que un gasolina a igualdad de prestaciones y vehículo.

    Se han empeñado en decir que el NOX emitido por los diésel es tan, tan malo, malo y demoníaco, que hacen buenos a los vehículos de gasolina -que contaminan y consumen mucho más en las ciudades que los diésel y que son más perjudiciales para el aparato respiratorio, y si no, veniros a valencia para fallas, y respirarés patrimonio de la humanidad.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.