¿Qué puntos clave del coche debemos revisar frecuentemente?

Un buen mantenimiento es fundamental para lograr un rendimiento óptimo del coche y evitar futuros problemas.

La revisión de ciertos puntos clave puede marcar la diferencia entre un buen y un mal funcionamiento, y pese a que pueda resultar tedioso, nos servirá para viajar en él con mayor tranquilidad y evitar posibles averías. Estos son los seis elementos básicos que debemos revisar frecuentemente para mantener nuestro coche a punto.

Neumáticos

Los neumáticos son el único punto de contacto entre el coche y el suelo, por lo que es fundamental mantenerlos en un buen estado de funcionamiento. Utilizar las presiones adecuadas según indica el fabricante ayudará a evitar un desgaste irregular y a lograr unos mejores consumos de combustible. También es de vital importancia revisar la profundidad del surco y posibles grietas que surgen con el paso de los años para evitar pérdidas de agarre no deseadas.

Frenos

Los frenos son uno de los elementos más importantes para situaciones de emergencia. Las pastillas son el elemento que debemos revisar más asiduamente, ya que son el componente del conjunto de frenos más sometido a desgaste; si al frenar escuchas un chirrido, es probable que sea el momento de cambiarlas. Por su parte, una ‘rebaba’ notable en el borde de los discos de freno será el indicador de desgaste de los mismos.

Aceite

El aceite es el elemento encargado de lubricar las partes móviles del motor y de limpiar las distintas superficies internas de este. Por este motivo, revisar el nivel cada cierto tiempo ayudará a prolongar la vida útil de este, rellenándolo con el tipo de aceite indicado cuando se encuentre bajo. A la hora de hacerlo habrá que ser cuidadoso, ya que un nivel de aceite por encima del máximo puede causar serios problemas. En caso de que el nivel de aceite descienda muy a menudo, es recomendable acudir a un taller para diagnosticar los motivos por los que esto ocurre.

Anticongelante

El anticongelante es el fluido encargado de mantener el motor en una temperatura óptima, evitando sobrecalentamientos del mismo. Para evitar las graves averías que esto podría causar, bastará con revisar frecuentemente los niveles marcados en el vaso de expansión, manteniendo el líquido entre el mínimo y el máximo. Pese a que comúnmente se le denomine ‘nivel del agua’, rellenar el depósito con agua del grifo no es una buena idea, ya que podría oxidar algunas partes del circuito.

Luces

Las luces son el elemento que nos permite ver y ser vistos en condiciones de baja luminosidad. La manera de revisar las bombillas es sencilla: bastará con encender todas las luces y echarle un vistazo. Eso sí, para chequear las luces de freno necesitaremos la ayuda de otra persona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.